5ª Pausa Activa: Columna Feliz «Escribe el Libro que Quieres Leer»

5ª Pausa Activa

Las Buenas Posturas Mentales, favorecen la Columna Vertebral De Tu Vida

¿Y si nuestra Columna, en lugar de quejarse, comienza a entrenarse?

¿Y si comunicarse fuera ausentarse, pausarse?

Hoy Hablaremos de la Columna Vertebral, si si, esa que nos sostiene, y pretendo que se sienta Feliz y nosotros con ella claro. 

Si aún no conoces las Pausas, te recomiendo que comiences por el principio, la Primera Pausa Activa que puedes ver en abierto la encuentras el siguiente enlace  Nervio Vago o Errante «Viaje Emocional A Través Del Cuerpo»,

En la segunda Pausa Activa te hable del Psoas y a partir de ahora también queda abierta a todos los públicos. Mírala aquí:  «Del Miedo A La Delicadeza»

En la 3ª Pausa Activa, hablamos del Tórax con una mirada diferente; su  vinculación con la Abundancia, puedes mirarla aquí:  La Abundancia Está En Tu Tórax: También queda abierta a partir de hoy. O sea, he suprimido la contraseña.

La cuarta pausa, nos encontramos con la Pelvis donde vemos qué idea tenemos de la pelvis, sus movimientos, sus limitaciones, y qué idea tiene ella de tí. puedes verla aquí: Pelvis, actualiza tu historia.

Y en esta pausa vamos a hablar un poco sobre nuestra Columna Vertebral y cómo ella también desea ser feliz. Vamos a ver qué representa a nivel psico-energético

Nuestra columna vertebral representa el apoyo, protección y resistencia. Por lo tanto, nuestra columna vertebral nos sostiene y nos protege en todas las situaciones de nuestra vida. Es nuestro pilar físico e interior. Sin ella, nos derrumbamos.

Simboliza también nuestra energía más fundamental y más espiritual. Representa nuestra flexibilidad y también nuestra resistencia frente a los diferentes sucesos de nuestra vida.

Cada pensamiento, sentimiento, situación, respuesta y sensación se queda grabado en la columna vertebral y en las partes correspondientes del cuerpo.

Y como ya sabemos (o no), lo que no se expresa, se imprime. Se imprime en los huesos, músculos, tendones, piel, y también en nuestros sistemas: respiratorio, locomotor, cardiovascular, hormonal, inmunológico.

Al igual que nosotros verbalizamos las palabras, ya que tienen un poder real, pues es una válvula siempre accesible que nos tranquiliza, que deshace una tensión o bien una presión por ejemplo. Pues nuestro cuerpo también verbaliza con su propio lenguaje. Por ejemplo una incomodidad, dolor, placer, son palabras dichas por el cuerpo. Son mensajeros. Todo es Lenguaje.

En nuestra columna tenemos un libro lleno de frases, palabras, renglones no mirados, no leídos, o incluso por descubrir. 

Entrenarse en el parar, en observar el movimiento consciente es una de las formas que tenemos para poder leer nuestro cuerpo. Es en esa pausa, en ese parar, donde llega todo lo no dicho. Y a veces, llega todo a la vez.

Cuando movemos cada vértebra, cada renglón de nuestra columna tocando esos renglones con los dedos de nuestra imaginación, comenzamos a escucharnos sin ocultarnos, sin juicio, sin culpa, explorando todo el movimiento, jugando con sus posibilidades. Aquí comenzamos nuestra comunicación con él.

Cuando damos espacio a esos renglones para que cada uno de ellos alargue la columna,   dará lugar a la luz y la claridad de su mensaje. Curioso es que en lugar de escuchar su mensaje, solemos matar al mensajero..

Cada Renglón eres tú en pequeñito queriendo expresarse.

Cada expresión es un renglón oculto, aquello que no ves, y que también existe.

 ¿Qué queremos imprimir en nuestro libro? ¿Qué mensajes no escuchamos entre sus renglones?

 

 

Te propongo abordar la práctica de hoy restableciendo nuestra comunicación con la columna vertebral desde el continente, desde la estructura de la experiencia, desde lo que sentimos. Dicho de otra forma: Escucharse Sin Ocultarse.

Con ello quiero decir que no solo escuches lo que te moleste, o lo placentero, sino que escuches ambas, también tus juicios sobre lo que escuchas, externa o internamente y abiertamente sin ocultar nada de lo que sientas. También tus apegos (también nos apegamos a movimientos, llamados patrones), puntos ciegos, etc.

Abrirte a todo lo que hay sin cuestionarlo.

De hecho te puedo asegurar que el sentir no se elige. Sientes lo que sientes y punto. Es el pensamiento e ideas de lo que has de sentir lo que pesa, lo que impide la comunicación honesta con lo que hay. Como dice Byron Katie “cuando te peleas con la realidad, pierdes”.

Descodifica tu realidad, re-prográmate.

Tu columna es feliz cuando la escuchas, y no hay mejor forma de escucharla que moviéndola.

PRÁCTICA

Necesitarás: Colchoneta, Manta, Pared, 2 pelotas de tenis o similar dentro de una media o en un saquito.

Te propongo 2 prácticas, la primera en audio, está hecha como complemento al vídeo y es recomendable que la hagas primero. Y también la puedes hacer sola, como una pequeña meditación-reflexión. El video es la Pausa Activa.

En este enlace, encuentras la primera práctica muy breve e importante en audio:

Columna Feliz


En este enlace encuentras la práctica en Vídeo

Vídeo Columna Feliz

Pues hasta aquí la Pausa de hoy. Solo me resta decirte lo curioso de cómo el simple hecho de escribir, y realizar la práctica que aquí te propongo, mi Columna es Feliz¡¡¡ y yo y mi columna te deseamos que te suceda lo mismo. 🙂

Con y desde el cariño

 

Maite Galende
mggullon@gmail.com
No Comments

Post A Comment