ESTA NAVIDAD CONVIERTE TU MIERDA EN ABONO


«Nuestro cuerpo es el cuaderno de bitácoras de nuestra alma»

La despedida de este año 2020 está cerquita ya. Muchos pensamos; ¡ya era hora! Pues este año no se puede negar que ha sido para TODO EL MUNDO curioso o raro, inusual, atípico, penoso o como lo quieras llamar.

Este año (en concreto desde la primavera) todos nuestros demonios vinieron a visitarnos, al menos a mi, y aún se ha quedado pegado alguno por aquí, que de vez en cuando me guiña el ojo para que le mire. Y lo miro…..

La “PANDEMIA” nos ha obligado a una gran mayoría a mirar nuestra “mierda” a los ojos directamente. Y qué difícil es ¿verdad?. Y qué curioso que las dos palabras (Pandemia) y (Mierda)  terminen en «a», femenino, ¿no?.

Otras personas o las mismas, no pueden ni mirarla, no se ven capaces. Entonces disimulan que no la tienen, poniéndosela a los otros; ya sean personas, cosas, situaciones, circunstancias y así creen que se la han quitado de encima.

¡Pero ahí sigue!

Y encima ¡te persigue¡. Porque cada vez que miras, ves más personas o situaciones con esa “mierda” que tú no quieres o no puedes ver y que se te acercan y se te pegan sin poder huir.

No te dejan en paz, ¿sabes porqué? Porque es tu ¡¡mierda¡¡ no la de ellos (y aunque ellos también tengan la suya, no es la misma que la tuya).

Ya sabes eso de: «Santa Rita Rita lo que se da ya no se quita» ¿te suena?

Sin embargo, no te preocupes que no vengo a darte más mierda, no me corresponde a mí darte nada, y siento que cada uno ya tenemos suficiente con lo nuestro y nuestros propios procesos. Simplemente mi intención es ayudarte a modificar tu relación con ella,  y así poder hacer abono.

Eso sí, quiero hablarte de que la mierda es necesaria para crecer siempre y cuando la convirtamos en abono. Tal cual como funciona la madre tierra.

Vale, y ¿cómo? Pues intuyo que hay muchas formas de hacerlo. Yo me lo llevo al movimiento como no, ya que hoy por hoy es algo que se me da muy bien.

El abono nos sirve para sembrar algo nuevo, y para ello hemos de atender a la mierda misma. Y desde ahí discernir lo útil y re-utilizarlo.  Dicho de una forma más suave:

Si la solución profunda de un malestar  arrastra en el cambio todos los aspectos de nuestra vida, difícilmente una sola terapia sea suficiente para lograrlo. Si se elimina la molestia sin cambiar nada más no hace otra cosa que crear una división en el interior del individuo y, por lo tanto, arma la base para la aparición de otras molestias que de nuevo habrá que eliminar.

Vale ¿y qué tiene que ver con el movimiento?

El movimiento viene dado por nuestro sistema nervioso central. Funciona por medio de coreografías orgánicas (orgánicas¡¡¡) que apuntan a determinados objetivos prácticos. El sistema nervioso, que considera al cuerpo siempre como una unidad, es el que ha de cambiar el programa.

La clase que te propongo hoy por Navidad, tiene el objetivo de redescubrir, mediante coreografías de movimientos naturales y perfectamente integrados, nuevos programas que ayuden a distribuir el movimiento por todo el cuerpo y permitan que el organismo reconstruya su propio movimiento coherente con un nuevo programa. O sea, abonar.

Esta mini-clase en audio de 5 minutos seguro te sorprenderá gratamente como lo hizo conmigo y lo hace con los alumn@s que ya la han probado.

Y sumamos este bonito Diario de la Danza de la Gratitud que modelé para un curso y ahora te comparto, entonces verás cómo cuanto más agradeces, menos has de abonar, o dicho de otro modo, menos Mierda mirar.

Aquí te dejo la clase propuesta, pero recuerda que en Spotify y Itunes encuentras también todos mis audios. Búscame como La Voz Del Movimiento (Maite Galende).

La Danza De La Gratitud

Por si lo quieres imprimir, aquí tienes el PDF.

DanzadelaGratitud.

Felices Fiestas¡¡¡¡¡

Con amor abonado 😜

Maite Galende
mggullon@gmail.com
No Comments

Post A Comment